Tips para elaborar tus galletas

Trucos para hacer las galletas más esponjosas

A la mayoría de las personas les gustan las galletas suavecitas, masticables, finas crujientes, pero sobretodo que sean esponjosas; aunque podemos decir que sigue siendo un misterio el lograr conseguir la galleta perfectamente elaborada.

Existen teorías que señalan que, para hacer la galleta perfecta, la misma debe contener mucha azúcar, más harina de trigo, algún toque de polvo de hornear, que se debe refrigerar la masa; pero si lo que buscan es una galleta esponjosa, a continuación, se presentan algunos trucos y su explicación para que lo consigas:

Tips para elaborar tus galletas

  • Utilizar mantequilla a temperatura ambiente:

De esta forma se mezclará mejor con los ingredientes secos, como el azúcar y la harina, y nos ayudará a mantener la forma de las galletas cuando las horneemos. La manera más rápida para obtener mantequilla con la textura adecuada es cortarla en trozos grandes y rallarla.

  • Usar huevos a temperatura ambiente:

Con esta técnica se logra que las claras y yemas se fusionen uniformemente en la masa. Conseguir huevos a temperatura ambiente es fácil, sólo hay que colocarlos en un tazón de agua tibia por 5 minutos.

  • Batir bien la mantequilla y el azúcar:

Se debe mezclar hasta que formen una crema suave. Así los cristales de azúcar ayudarán a airear la mantequilla mediante la creación de burbujas de aire. Batiendo por 10 minutos se logran unas galletas esponjosas cuando las horneemos.

  • Reducir la cantidad de harina para conseguir unas galletas más tiernas:

El exceso de harina hace que las galletas resultantes sean duras como piedras. Por eso se sugiere nivelar la cantidad de harina con un cuchillo si la medimos a cucharadas o retirar una pequeña cantidad si la medimos en gramos.

  • Enfriar la masa antes de hornearla:

Dejar la masa en la nevera como mínimo media hora antes de cocer las galletas hace que, aparte de sea más fácil manejar la masa, se realce el sabor de la mantequilla, ya que los ingredientes han tenido tiempo para unirse.

  • Bajar la temperatura del horno los últimos minutos de cocción y sacarlas cuando aún estén blanditas:

Esto evitará que el exterior de la galleta quede demasiado crujiente antes de que el interior termine la hornearse, las galletas se queman fácilmente y muchas veces no nos parece que están «hechas» cuando en realidad están perfectas. Las galletas gruesas están hechas cuando se deja una pequeña huella cuando se presiona su superficie, mientras que las más delgadas o crujientes están hechas cuando están firmes al tacto y tienen los bordes ligeramente dorados.

Otros tips importante que deben considerar, es dejar enfriar completamente antes de conservarlas, de lo contrario la condensación se acumula, las galletas quedarán empapadas y no serán crujientes. Si te gustan las galletas suaves, nuestra recomendación final es romper la dieta y usar manteca vegetal, pues tiene menos agua que manteca y se derrite de manera diferente; las galletas hechas con manteca son más suaves que las que se hacen con mantequilla.

Si usas azúcar blanca caramelizada también obtendrás galletas suaves y si quieres un nivel extremo de suavidad, usa harina para pastel, pues tiene menos proteína y hará que queden súper suaves. Para que te queden como pastelito, usa un poco de polvo para hornear, si en cambio utilizas bicarbonato de sodio te quedarán un poco más duras. También puedes sustituir el azúcar por endulzante líquido, para darles una textura más esponjosa.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*